lunes, 13 de octubre de 2014

Brazil: Lo bueno, lo malo y lo feo.


Bienvenidos forasteros anónimos a este  blog  que es en su mayoría propiedad de google y 4% mía, así que soy solo otro trabajador de la fila, pero amo este hobbie y les agradezco a ustedes por leer mis criticas. La critica de hoy es de la película de Terry Gilliam; la fantasiosa y única Brazil.

Nos encontramos en un futuro oscuro y loco (presente) en el cual todos los hombres se vuelven esclavos del sistema. Basada en el libro 1984 de George Orwell. Sam Lowry (Jonathan Pryce) un burocrata infeliz se enfrentara a todo por encontrar a la chica de sus sueños (kim Greist).









Lo bueno.
La película tiene una trama de una en miles de películas, un oscuro ambiente retrofuturista y un relleno de colores que rozan en el surrealismo de las formas y los vestuarios, directamente la trama es una comedia que te pega con fuertes momentos de drama es la linea perfecta entre drama-comedia.

Esta película fue en si la cumbre del actor Jonathan Pryce y contiene un sustancioso cameo del clásico Robert DeNiro, ademas de hay un ecosistemas de personajes que se sostiene sobre Sam Lowry el personaje principal, que nos recordara uno que otro personaje del presente.


Lo malo.
Esta es una pelicula que ama o odias. tienes que tener uno que otro tornillo suelto para captar el mensaje y sentir la pelicula. Ademas de eso tiene una que otra escena  "pasada de piña" (Termino autóctono del caribe que significa: Otra vez lo mismo!).

La pelicula es un titulo de culto, pero tuvo una gran raiz de odio gracias a que la pelicula fue tomada por los ejecutivos de Universal y retorcida hasta el punto en el que la pelicula no tenia sentido, cambiando por completo el final. A este horripilante suceso se le llamo "Brazil: Love Conquers All".



Lo mejor. 
La estética de la película gira entorno a un mundo maquineado, controlado por un sistema totalitarista, donde la libertad se reduce a trabajar, donde todos quieren convertirse en personas que no pueden y el sistema se encarga de los que no obedecen. La fotografía y la escenografía de este impresionante mundo que rosa entre lo surrealista y lo futurista, llegando hasta lo hermoso del mundo de los sueños y lo crudo de la realidad. Sumando a esto la fantástica vestimenta y el mundo lleno de claustrofobia y conductos de desechos.

La musicalizacion de Michael Kamen en la cinta con ese iconico tema de banda sonora combinado con el mundo futurista es perfecto. "Tomorrow is another day".



Conclusión.
Un peliculón de culto, una obra que rosa entre la realidad y el surrealismo, bajo un mundo retrofuturista. Unas grandes actuaciones, sumado a la gran dirección de Terry Gilliam.