sábado, 5 de abril de 2014

Dallas Buyers Club: Lo bueno, lo malo y lo feo.


 Bienvenidos forasteros anónimos, pónganse las botas y abróchense el cinturón, por que esta critica nos lleva al corazón westero, pero desde las perspectiva del SIDA, si vaqueros, llego fresca como pan, la critica de Dallas Buyers Club.

El vaquero moderno, un espíritu indomable, rudo e intimidante, lleva una indumentaria en respeto de sus antepasados, y con el nuevo régimen de ley se han ido extinguido poco a poco, pero algo hay que ver que tienen un temple de acero y nada los detiene, excepto digamos una Enfermedad de Transmisión Sexual, por eso encarnaremos a Ron Woodroof (Matthew McConaughey) y su lucha contra el SIDA.








Lo bueno.
El fuerte de toda esta película son las actuaciones, estas actúan como pulmones, corazón y cerebro. El par de actores ganadores del Oscar Matthew McConaughey y Jared Leto hace unas actuaciones de respeto total, Matthew hizo lo que se podría denominar la actuación de su vida, interpretando a un temerario tejano que contrae SIDA, sus subidas y sus bajadas, y como empieza a cambiar el rumbo de las cosas y Jared Leto interpreta a un travestí que con la misma enfermedad pasa por la etapa mas difícil de su vida.


Lo malo.
A pesar de tener actuaciones que sobrepasan el flujo de lo normal, la película tiene una trama aburrida, no amalgasa bien los momentos de drama, y no se crea esa exacta conexión con los personajes, en si la pelicula toma mas el plan biográfico, y nos muestra mas una cruda realidad.


Lo feo.
La fotografía es transparente y plana, y la banda sonora con esos sonidos tejanos no nos regala ese gusto musical que uno busca, deja mucho que desear en este par de importantes aspectos, que sirven como un mejor acoplamiento del espectador con la película.


Conclusión.
Los actores son el todo de esta película, la mantiene todavía con una pequeña llama de esperanza, lo demás te podría defraudar.