miércoles, 19 de marzo de 2014

The Big Lebowski (El Gran Lebowski): Lo bueno, lo malo y lo feo.

Bienvenidos forasteros anónimos a otra de nuestras desagradables criticas, he pasado un largo tiempo de inactividad gracias a unos problemas con el tipo de la lotería y bueno porque hoy era el final de la rosa de Guadalupe y no me la iba a perder, en fin la crítica de hoy es de la sátira de los hermanos Coen, The big Lebowski.

Jeff Lebowski “The Dude” (Jeff Bridges) un hombre sin juicio ni beneficio para esta sociedad, un vago jugador de bolos, que bebe “rusos blancos” con sus amigos. Pero toda la normalidad de su vida cambia extremadamente cuando su identidad es confundida con la de un millonario y se encontrara enredado en un lio de millones de dolares.



Lo bueno.
Una banda sonora agradable y divertida, que colocada en esos momenticos exactos convierten una simple escena en una escena de culto, los hermanos Coen se esforzaron por una banda sonora que retratara esos divertidos momentos del dude.

La fotografía me hace dudar mucho pero la dejare aquí, tiene sus momentos de brillo, como en los sueños del dude, o en los momentos de bolos, pero a veces se mantiene plana cuando no debe.


 Lo malo.
Esta es una de esas películas que amas u odias, la película en si rompe todos los esquemas que Hollywood impone a nuestras mentes, y tiene una trama simple pero difícil de entender por lo rara que se torna.


Lo mejor.
Los hermanos Coen tienen una imaginación envidiable, y una capacidad de crear personajes única, como el irreverente e icónico Jesus Quintana con su gancho en el dedo, su montón de anillos, su faceta pervertida, y bueno mucho mas… Son personajes inolvidables y que siempre recordamos. Pero detrás de todo gran personaje hay un gran actor, Jeff Bridges hace la actuación más popular y por la que la mayoría lo recuerda, Jhon Goodman hace a la perfección de su raro personaje, Steve Buscemi… Con su soy la morsa y por ultimo Jhon tuturro nadie jode con jesus!



Conclusión.
Una película para cinéfilos en busca de algo divertido y nuevo, recargada de humor negro y mucho satirismo, unas actuaciones únicas y al nivel de la película, y la siempre agradable y alucinógena imaginación de los hermanos Coen.

Recomendación: Uno que otro desnudo y contiene escenas con violencia leve, un vocabulario poco refinado. Apta para mayores de 14 años.